Maj Britt Jensen

/  01 CIRCULO 10, 2011

/

El punto de partida de este video es una imagen que encontré en un libro de los años setenta sobre clases de movimiento para niños y niñas. En ella se muestra una niña que sostiene un aro frente a sí. Me gusta su actitud. Además, una pequeña nota bajo la imagen dice: veo por mi ventana.

 

En mi acción el aro además desempeña el papel de pantalla. Una pantalla adicional, por la cual se delinean y se activan dos zonas desiguales dentro de la imagen, adentro y afuera del aro.

Pero, a diferencia de aquella pantalla que de por sí está ahí, aunque invisible, porque cubre toda la superficie del espacio rectangular del encuadre, esta otra pantalla circular enmarca áreas de mi cuerpo, el cual vemos de cuclillas frente a la cámara, y las aísla del entorno silvestre.

De esta forma la mirada consigue advertir cada uno de los lentos y concentrados movimientos que mis brazos llevan a cabo al recorrer y rodear mi cuerpo con el aro, pero también consigue percatarse de que las dos zonas de la imagen también se distinguen por color y contraste, volviendo así la parte interior del aro en una especie de entrada (¿al cuerpo?) o cavidad (¿de la imagen?).

 

Cuando el aro rodea el volumen de mi cuerpo o cuando se deforma porque lo comprimo con mis manos, por un instante parece, que más que jugar con el aro, estoy jugando con la percepción, modelándola. ¿Es posible que esté accionando corporalmente la pantalla?

Bajo la sombra de un árbol

Fundación Casa Wabi

contacto@majmajmaj.info